Home EN ESPAÑOL Biden prepara la transición mientras la mayoría de los republicanos de alto...

Biden prepara la transición mientras la mayoría de los republicanos de alto rango se mantienen firmes en la negativa de Trump a aceptar la derrota

La negativa del presidente Trump a aceptar el triunfo de Joe Biden en la elección de 2020 continuó firme hasta el domingo, con los demócratas instando a respetar la integridad del voto, mientras que los más cercanos aliados del presidente defendieron sus infundadas reclamaciones de fraude y prepararon una serie de demandas.

Pero aparecieron más grietas en lo que ha sido un gran muro de silencio de las figuras principales del Partido Republicano sobre la incendiaria retórica del presidente que impugna el voto. El ex presidente George W. Bush felicitó a Biden y algunos republicanos moderados presionaron para que prevalecieran las “cabezas más frías”.

Y sumándose a una larga lista de jefes de estado y de gobierno que felicitaron a Biden, el líder de facto de Arabia Saudita, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, lo hizo el domingo, al igual que el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu. Las relaciones de Trump con el poderoso príncipe heredero y con Netanyahu se encuentran entre sus lazos personales más cercanos en las filas de los líderes mundiales.

El domingo, como ha sido el caso a lo largo de la amarga campaña, el presidente y el presidente electo presentaron un verdadero contraste: Trump desató una serie de tweets cargados de quejas antes de dirigirse a su propiedad de golf en Virginia, mientras Biden asistía a la iglesia, y luego se dirigió con su equipo para abordar los temas de la transición.

La pandemia de COVID-19, mientras tanto, presentó un telón de fondo cada vez más sombrío para el tumulto político, con las dos narrativas entrelazadas. Uno de los principales expertos en salud pública del país, el ex comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos, Scott Gottlieb, advirtió que los poco más de dos meses que faltan para el día de la inauguración, el 20 de enero, podrían estar entre las semanas más sombrías del brote.

“La realidad es que para cuando el presidente electo asuma el cargo, probablemente estemos en la cúspide de lo que estamos pasando ahora mismo”, dijo en “Face the Nation” de la CBS. Gottlieb añadió que el habitual alboroto que rodea la toma de posesión de un presidente de EE.UU es casi seguro que tendrá que ser reducido.

“No creo que podamos reunir a grandes multitudes para una inauguración”, dijo. “Vamos a estar justo en el peor momento de esta epidemia”.

Biden, que el lunes planea nombrar un grupo de trabajo para combatir el coronavirus, ha prometido repetidamente seguir los consejos de los científicos sobre la mejor manera de detener la propagación del virus. Cerca de 240.000 estadounidenses han muerto a causa de él y casi 10 millones han sido infectados.

Mientras Trump seguía resistiéndose a aceptar el resultado de la votación, dado a conocer el sábado por la mayoría de las principales organizaciones de noticias, algunos demócratas destacados, y unos pocos republicanos, vieron un verdadero peligro en su actual campaña para socavar la confianza del público en el sistema electoral. El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, el representante James Clyburn (D-S.C.), declaró en el “Estado de la Unión” de CNN que “esta democracia se está tambaleando”.

Clyburn dijo que no le preocupaba tanto la cuestión de si Trump cede y cuándo, porque el vencedor asumirá el cargo de cualquier manera, sino “si el Partido Republicano dará un paso adelante y nos ayudará a preservar la integridad de esta democracia”.

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, un republicano que ha expresado su desacuerdo con Trump sobre temas que incluyen su manejo de la pandemia, dijo que podría tomar “unos días más para que las cabezas más frías prevalezcan” en una concesión de la derrota del presidente.

“Te guste o no, es hora de apoyar al ganador” de la elección de 2020, manifestó Hogan en el “Estado de la Unión”, agregando que no había visto evidencia de ningún mal manejo o error en el conteo de votos que pudiera cambiar los resultados.

El senador de Utah Mitt Romney, un republicano que se ha cruzado a menudo con el presidente, dijo que Trump se mantenía fiel a su estilo. “Preferiría ver una salida más elegante, pero eso no está en la naturaleza del hombre”, subrayó, también en CNN.

Los aliados de línea más dura de Trump no cedieron ante el comentario generalizado de los expertos de que era muy improbable que sus desafíos legales dieran lugar a algún fallo que cambiara los resultados.

En el “Sunday Morning Futures” de Fox, un desfile de prominentes republicanos del Congreso incluyendo al senador Ted Cruz, el representante Kevin McCarthy y el senador Lindsey Graham, presidente del Comité Judicial del Senado, insistió en que el presidente tenía razón en seguir luchando.

“En este momento, no sabemos quién ha prevalecido en las elecciones”, dijo Cruz (R-Texas).

“Cada desafío legal debe ser escuchado, entonces, y solo entonces, es que Estados Unidos decidirá quién ganó la carrera”, manifestó McCarthy (R-Bakersfield), el líder de la minoría de la Cámara de Representantes.

“El presidente Trump no debería ceder”, comentó Graham (republicano de Carolina del Sur).

Sin embargo, el experto en leyes electorales David Becker dijo que dudaba que las diversas reclamaciones se mantuvieran bajo escrutinio legal.

“Lo que estamos viendo ahora son locas acusaciones lanzadas en Twitter y en otros lugares”, comentó en la cadena CBS. “Y cuando vaya a la Corte, se caerán. No hay nada allí”.

El propio Trump parecía estar detrás de la inquebrantable postura republicana, dijo el asesor de campaña de Biden, Symone Sanders.

“Creo que la Casa Blanca ha dejado claro cuál es su estrategia y que van a seguir participando e impulsando estas estrategias legales tambaleantes y, en muchos aspectos, infundadas”, manifestó en “Estado de la Unión”.

Sanders dijo que el bando de los Biden no había oído nada de la Casa Blanca, pero que algunos miembros del Congreso republicano estaban empezando a tender la mano al presidente electo. El copresidente de la campaña de Biden, el diputado Cedric Richmond (demócrata de La Haya), predijo que el exvicepresidente aprovecharía sus décadas en el Senado para tender una mano a través de la división partidista, en particular en lo que respecta al alivio del coronavirus.

“Creo que el exvicepresidente Biden será un tipo de presidente diferente. Pienso que va a ser capaz de reunir a los miembros de la Cámara de Representantes del lado republicano, a los miembros de la Cámara de Representantes y a los republicanos del Senado en torno a la legislación”, dijo Richmond en la CBS. “Él trabajó con muchos de ellos”.

En lo que podría marcar el comienzo de un tranquilo deshielo, el único expresidente republicano vivo, el domingo rompió su silencio sobre la elección para felicitar a Biden y a su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris de California, la primera mujer de color en ascender a la vicepresidencia.

“Aunque tenemos diferencias políticas, sé que Joe Biden es un buen hombre, que ha ganado su oportunidad de dirigir y unificar nuestro país”, dijo Bush en una declaración. Agregó que le ofreció a Biden lo mismo que le ofreció a Trump y al ex presidente Obama al comienzo de sus mandatos: oraciones y la promesa de ayudar en todo lo que pudiera.

La escritora Sarah D. Wire contribuyó a este informe desde Washington.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

window.fbAsyncInit = function() { FB.init({

appId : '125832154430708',

xfbml : true, version : 'v2.9' }); };

(function(d, s, id){ var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) {return;} js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));



Source by [author_name]

Must Read

Translate »