Home EN ESPAÑOL Donald Trump y Rudy Giuliani, ruptura a la vista?

Donald Trump y Rudy Giuliani, ruptura a la vista?


Actualizado

El presidente, indignado por la falta de apoyo de su abogado tras el asalto al Capitolio, habría decidido no pagar las facturas de hasta 20.000 dólares diarios de la infructuosa campaña de acciones legales por supuesto fraude electoral

Discurso de Rudy Giuliani en la manifestación de seguidores de Donald Trump el día del asalto al Capitolio.MICHAEL REYNOLDSEFE

Donald Trump habría dejado de pagar a su abogado personal, Rudolph Giuliani, y no quiere siquiera ponerse al teléfono con él. Según The Washington Post, el presidente está indignado y ha decidido no pagar las facturas de hasta 20.000 dólares diarios (16.500 euros) que le ha pasado el ex alcalde de Nueva York por su infructuosa campaña de hasta 200 acciones legales por supuesto fraude electoral.

Ninguno de los dos ha confirmado de momento que se haya consumado la ruptura (Giuliani niega incluso que le haya pedido este dinero). Otras informaciones apuntan sin embargo a que Giuliani podría formar tándem con otro abogado, John Eastman, en la defensa de Trump durante el segundo ‘impeachment’.

Aparentemente, Trump está también frustrado por el silencio de Giuliani tras los incidentes del 6 de enero, después de haber participado activamente en la manifestación que precedió al asalto del Capitolio y de haber dicho textualmente: “Estoy dispuesto a apostar mi reputación por el hecho de que hubo un comportamiento delictivo [en las elecciones] ¡Vamos a tener juicio por combate!”.

Giuliani ha asegurado que esta última frase no fue una llamada a las armas sino más bien un grito de justicia, tomado directamente de Tyrion Lannister (el enano de ‘Juego de Tronos’) cuando se defiende en la famosa serie por un asesinato del que le acusan y que no cometió.

La expresión puede ser interpretada sin embargo como “incitación a la insurrección” por el fiscal Michael Sherwin, que asegura estar investigando a “numerosos participantes” en el acto de ‘Save America’ que precedió a la violencia (incluidos Trump y el propio Giuliani). Un grupo de ex colegas en la fiscalía de Manhattan han revelado su estupor y su indignación al ver caer tan bajo al que fuera designado como “hombre del año” por la revista ‘Time’ y “alcalde de América” en el 2001, por su papel tras los atentados del 11S.

Giuliani, que saltó precisamente a la fama como fiscal federal en el proceso contra la mafia de Nueva York en los años ochenta y popularizó su política de “tolerancia cero” hacia la delincuencia en su época como alcalde de Nueva York, puede verse obligado a sus 76 años a rendir cuentas ante la justicia por su papel a la sombra durante el mandato de Trump (estuvo también detrás del escándalo del ‘Ucraniagate’, el intento de guerra sucia contra Joe Biden que le valió su primer ‘impeachment’ al presidente).

Lo cierto es que Giuliani no levanta cabeza desde su fallido intento como candidato en las primarias republicanas en el 2008, en las que acabó dando su respaldo a John McCain frente a Barack. Estuvo a punto de presentarse como Gobernador de Nueva York, pero al final decidió concentrar sus esfuerzos en su propio despacho, Giuliani Partners.

En el 2016 dio su respaldo a la candidatura de Donald Trump y durante un tiempo figuró incluso en la ruleta de aspirantes a secretario de Estado. En el 2018, en el clímax del ‘Russiagate’ (la interferencia rusa en las elecciones), Giuliani se incorporó al equipo legal del presidente. Su estreno como abogado personal coincidió también con los últimos coletazos del escándalo de la estrella del porno Stormy Daniels y los 130.000 dólares que supuestamente llegó a pagar el ex abogado personal de Trump, Michael Cohen, para comprar su silencio.

El propio Giuliani quedó en evidencia el año pasado en la secuela de ‘Borat’, donde podía vérsele tocándose los genitales en una bochornosa escena ante la actriz Maria Bakalova, que interpretaba el papel de procaz periodista de Kazajistán (el ex alcalde de Nueva York alegó que simplemente estaba quitándose el micrófono).

El ridículo total ocurrió sin embargo el 7 de noviembre, a la misma hora en que Joe Biden era proclamado como vencedor en las elecciones. Giuliani convocó una conferencia de prensa para informar de la iniciativas legales contra los resultados en Pensilvania. El lugar elegido fue el Four Seasons, pero por error se hizo la reserva no en el céntrico hotel de lujo en Filadelfia sino en un centro de jardinería (Four Seasons Total Landscaping) en un desolado aparcamiento y junto a una sex shop.

El 19 de noviembre, en otra rocambolesca rueda de prensa, Giuliani reiteró las acusaciones de fraude electoral y conspiración comunista mientras empezó a sudar tinte por las patillas, en otra de las escenas que hicieron perder la paciencia al propio Donald Trump, frustrado por el escaso avance de sus artimañas legales. El presidente llegó a barajar incluso un total ‘remake’ de su equipo legal, aunque siguió contando con él hasta el mismo día de autos.

En los días que siguieron al 6 de enero, Trump tomó buena nota de quiénes salieron a la palestrapara defenderle y quiénes no. Entre los que prefirieron callar no estuvo solo Rudolph Giuliani, sino también su propio yerno, Jared Kushner, su secretaria de prensa Kayleigh McEnany y su jefe de Personal, Mark Meadows. “El presidente se siente muy herido”, reconocieron fuentes de la Casa Blanca a The Washington Post. “No queda nadie en su entorno”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source by [author_name]

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Must Read

Translate »